¿Quieres lucir perfecta en tu Boda?, necesitas una Ayuda de Cámara

¿Quieres lucir perfecta en tu Boda?, necesitas un Ayuda de Cámara

¿Qué es un ayuda de cámara?

La ayuda de cámara era un cargo palaciego (Valet de Chambre) originado en la corte francesa a inicios del siglo XIV. Se trataba del caballero que ayudaba vestir al monarca. No obstante, debido al alto grado de confianza que aportaba, las funciones de dicho puesto fueron variando, hasta convertirse en una posición similar a la de un secretario de la Corte.

Habían una continuas disputas entre los miembros de la aristocracia por ocupar dicho cargo, ya que tenía cercanía con el monarca.

Suele ser la novia quien se encarga de organizar la boda realmente, pero ¿y de ella quién se encarga?

Una boda es un momento muy especial en la vida de una mujer. Muchas de nosotras ha soñado con el día de nuestra boda desde que éramos una niñas.

Muchas novias invierten una cantidad de dinero considerable en el vestido a utilizar. Se encargan de contratar un maquillador, un peluquero. Pero en el momento de vestirse surgen los inconvenientes.

Un vestido de novia pesa aproximadamente seis kilos. En el momento de vestirse hay muchísima presión por parte de los familiares y amigos, quienes en lugar de ayudar a la novia con la labor, no obstante sus buenas intenciones, sólo consiguen lo contrario.

Si no saben cómo se coloca el vestido, al intentar ponérselo, pueden causar daños en la prenda, ajarla o romperla. Incluso, si la boda es de día y las invitadas se encuentran ya vestidas, usando un tocado; este suele sufrir las consecuencias del trajín.

En muchas ocasiones las novias terminan acaloradas, con el maquillaje y peinado dañado, al igual que las invitadas quienes trataban de echarle una mano.

¿Por qué contratar los servicio de un ayuda de cámara?

Brindar el servicio de ayuda de cámara surge para dar respaldo y apoyo a la novia en el momento que más lo necesita.

Las horas previas a la Boda, están llenas de emoción, nervios y tensión no sólo por parte de los novios, sino también de los familiares y amigos cercano. Los nervios suelen jugarnos malas pasadas y pueden hacer que el día más esperado de sus días se conviertan en una pesadilla en pocos segundos.

La idea, de ofrecer este servicio, surgió para brindar a las novias el respaldo y apoyo que necesitan en un momento lleno de tensión y emoción.

Si una novia no se encuentra contenta y relajada, difícilmente podrá disfrutar de su Boda en plenitud. Las fotografías previas (aquella que decorarán de por vida la mesilla del salón) se verá forzada y nada natural.

Ayudar a la novia a vestirse no es tarea sencilla. Se debe conocer el diseño del vestido y sólo una mano experta puede ayudarte con esa tarea. Saber cómo acomodar la pieza en cada momento para que las fotografías salgan estupendas, requieren de experiencia. Saber cómo ayudar a la novia a subir y bajar del coche, cómo acomodarle el vestido en el interior del vehículo para que no sufra daño. Incluso, cómo sentarse en el altar (en el caso de una ceremonia religiosa) es también de suma importancia.

Hay que tener en cuenta que si uno invierte en un vestido de novia, debe invertir también en el servicio de ayuda de cámara. Una mano experta que le ayude a vestirse.

 

Si los reyes utilizan el servicio de ayuda de cámara, ¿Por qué tú no?

La ayuda de cámara se encargará de dar los últimos retoques al peinado y al tocado. Ayudará a la novia a vestirse, manteniendo a la familia y amigos en una atmósfera de paz y relax propia para la ocasión.

La ayuda de cámara ayudará a la novia a dar el último tirón necesario al vestido, antes de salir camino a la sesión de fotos previa. La asistirá acomodando el vestido del mejor modo durante la misma. Mantendrá el ambiente armonioso necesario antes de dar el primer paso camino al altar.

A lo largo de la ceremonia se encargará de arreglar el vestido, para que las fotografías y vídeos sean dignos de recuerdo. La ayuda de cámara podrá también ayudar a la madre de la novia a colocarse la mantilla. Porque si una mantilla no está bien colocada, es mejor no llevarla puesta.

Los nervios suelen jugar malas pasadas y en muchas ocasiones se producen discusiones que caldean los ánimos.

¿Preferirías discutir con tus familiares y amigos mientras te vistes para la boda o ser vestida por un profesional?. Tus familiares y amigos podrían disfrutar de alguna bebida o un canapé mientras te acompañan desde la distancia?

Una ayuda de cámara puede ser la diferencia entre la perfección y la angustia en tu día más soñado.

Una ayuda de cámara puede ser la diferencia entre la perfección y la angustia en el día de tu Boda. Lamentablemente no cabe en ese día el método de prueba y error. O ¿Cuántas veces piensas casarte?

Contar con una ayuda de cámara, puede ser la diferencia entre una rencilla de familia y  la perfección de tu día más soñado.

Una novia suele tener unos veinte minutos para vestirse. Sabrán tus familiares y amigos ayudarte en esos pocos minutos a vestirte y dejarte impecablemente arreglada?

¿Sabrán aprovechar ese poco tiempo?

¿O sólo conseguirán ponerte de los nervios intentando con las mejores intenciones ayudarte, consiguiendo posiblemente lo contrario?

La decisión es tuya.

Deja un comentario