Entre la Culpa y la Responsabilidad ¿Van de la mano?

¿Cuándo soy culpable y cuándo soy responsable?

La culpa surge cuando yo intencionadamente, no he llevado a cabo una acción y ha tenido una consecuencia, que no ha sido de mi agrado. Normalmente, esa acción ha causado daño a una persona y la culpabilidad surge al sentirme artífice de esa de consecuencia.

Ocurren situaciones a lo largo de nuestras vidas en las cuales no somos responsables, sin embargo nos sentimos culpables.

Un cliente me comentaba que su compañera del trabajo estaba incómoda con su labores y el entorno laboral. Ella decidió renunciar y al enterarse, él experimentó una sensación negativa. Pensó que su compañera se marchaba de la empresa por algo que hizo o que dejó de hacer.

Se sintió culpable. Pensó que él era la causa de aquella renuncia.

Incluso, buscó motivos que reforzaran ese sentimiento de culpabilidad: Y si no hubiera hecho aquello, y si la hubiera llamado para preguntarle si estaba bien, … fueron algunas de las preguntas que se repetía.

¿Eres realmente responsable por la decisión que otro ha tomado?

Al hacerle esa pregunta, el pudo abrir su mente,  aceptó que no era responsable de las decisiones de su compañera.

Cada quien es el único responsable de las decisiones que adopta.

Tomemos otro ejemplo para entenderlo mejor:  Un hombre tuvo un día terrible en la oficina y al volver a casa vuelca su enojo con su esposa, tras lo cual ella entristece.

¿Quién sería culpable y quién sería responsable?

El hombre sería culpable de entristecer a su mujer. Pero la mujer sería responsable de entristecer, porque se está dejando afectar por el comportamiento del marido.

Cada quien es responsable de dejarse afectar por las situaciones que afronta.

Cada quien es responsable de tomar medidas ante cada situación y de la actitud con la cual encara la vida.

 

La culpa y la responsabilidad ¿van de la mano?

La culpa y la responsabilidad no están ligadas de ningún modo.

Se confunde continuamente entre el ser responsable o culpable de algo.

La culpa mira hacia una acción del pasado, y nos envía a volcarnos en la miseria del arrepentimiento y la depresión.

La responsabilidad, por el contrario, nos hace conscientes de los hechos. Nos da la opción de enmendar situaciones y tomar acciones sobre nuestro presente y futuro.

Recordemos que siempre tenemos dos opciones de responder ante cualquier situación, la actitud que adoptemos hará la diferencia.

 

 

Deja un comentario